lunes, 20 de marzo de 2017

Los analgésicos opiáceos y el Xanax o el Valium son una mezcla letal, según un estudio: Noticias de salud en MedlinePlus

Los analgésicos opiáceos y el Xanax o el Valium son una mezcla letal, según un estudio: Noticias de salud en MedlinePlus

MedlinePlus Información de salud para usted

Los analgésicos opiáceos y el Xanax o el Valium son una mezcla letal, según un estudio

Un 30 por ciento de las sobredosis mortales con opiáceos incluyeron ambos tipos de medicamentos, pero la cantidad de personas a quienes se recetan ambos ha aumentado
Traducido del inglés: jueves, 16 de marzo, 2017
Imagen de noticias HealthDay
MIÉRCOLES, 15 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Mezclar analgésicos opiáceos con dos medicamentos comunes para la ansiedad y el sueño es una receta para una sobredosis mortal, muestra un nuevo estudio de EE. UU.
De todas las sobredosis letales con medicamentos narcóticos, casi un 30 por ciento tuvieron que ver con las benzodiacepinas, como Xanax, Klonopin y Valium, dijeron los investigadores.
"No es noticia que esta combinación no es buena, pero a pesar de que se sabe, su uso ha aumentado a lo largo del tiempo, y un mayor número de personas acaban en el hospital por su causa", dijo el investigador líder, el Dr. Eric Sun. "Los pacientes y los médicos de verdad deben pensárselo dos veces con esta combinación".
Cuando los pacientes toman benzodiacepinas junto con analgésicos narcóticos como Oxycontin, Percocet y Vicodin, la mezcla reduce el umbral para una sobredosis, advirtió Sun, profesor asistente de anestesiología y medicina perioperatoria y del dolor en la Universidad de Stanford.
Aunque este estudio no puede probar que combinar esos fármacos provocara sobredosis, la evidencia de que esto puede ser peligroso es potente.
De hecho, las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. y de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. advierten a los médicos sobre los riesgos de recetar analgésicos narcóticos y benzodiacepinas. Las directrices también aconsejan informar a sus pacientes sobre el potencial de una sobredosis de narcóticos.
En el estudio, Sun y sus colaboradores recolectaron datos sobre más de 300,000 pacientes con seguro privado, de 18 a 64 años de edad, a quienes se recetó un analgésico narcótico entre 2001 y 2013.
En 2001, un 9 por ciento de esos pacientes también tenían recetas de benzodiacepinas. En 2013, esa cifra había aumentado a un 17 por ciento, un aumento relativo del 80 por ciento, mostraron los hallazgos.
A lo largo de los años, las recetas tanto de analgésicos narcóticos como de benzodiacepinas han aumentado, así que no es sorprendente que la cantidad de pacientes que toman ambos medicamentos haya subido, junto con la cantidad de sobredosis, lamentó Sun.
"Los médicos se lo deben pensar con cuidado si recetan ambos fármacos a un paciente", añadió Sun.
También es posible que algunos pacientes estén recibiendo recetas de distintos médicos que no saben todos los medicamentos que el paciente toma, anotó.
Los pacientes siempre deben informar a los médicos de qué medicamentos están tomando, enfatizó Sun. Además, sugirió que las compañías de seguro pueden ayudar al monitorizar los medicamentos que se recetan a los pacientes.
"Estos resultados respaldan una mejor vigilancia con el fin tanto de monitorizar el riesgo de esas combinaciones de medicamentos potencialmente peligrosas como de informar a los pacientes en riesgo y a sus médicos", dijo.
Sun dijo que no podía saber a partir de los datos si las sobredosis fueron intencionales o accidentales. Pero comentó que sí sabe que mezclar esos fármacos puede suprimir la respiración, y enviar a alguien a la sala de emergencias.
"No necesariamente se trata de que los pacientes deban evitar el uso de ambos fármacos a la vez, ya que después de todo podría haber motivos para hacerlo, sino de que si usan ambos fármacos a la vez, deben asegurarse de que su médico lo sepa y le parezca bien", explicó Sun.
El informe aparece en la edición del 14 de marzo de la revista BMJ.
Pinar Karaca-Mandic, profesora asociada de políticas y gestión de la salud en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, dijo que "esta alarmante tendencia es un ejemplo importante de una atención de bajo valor. La atención de bajo valor es una atención que no se basa en las evidencias, y que es potencialmente innecesaria y peligrosa".
Parte del problema es que las advertencias y directrices no siempre se implementan rápidamente en la práctica, explicó Karaca-Mandic, coautora de un editorial que acompañó al estudio.
"Otros grupos, como las aseguradoras de salud, podrían ayudar a llevar esta información a las manos de los médicos y otros emisores de recetas", planteó.
Además, los expedientes médicos electrónicos deben diseñarse de tal modo que adviertan cuando se receten combinaciones potencialmente peligrosas de medicamentos. A los médicos también se les debería hacer responsables por las recetas que emitan, añadió.
"Los pacientes deben ser conscientes de los medicamentos que les recetan, y preguntar al médico si el fármaco es necesario y si se está recetando en la dosis más baja necesaria y cuánto tiempo debe usarse", dijo Karaca-Mandic.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Eric Sun, M.D., Ph.D., assistant professor, anesthesiology, perioperative and pain medicine, Stanford University, Stanford, Calif.; Pinar Karaca-Mandic, Ph.D., associate professor, health policy and management, University of Minnesota School of Public Health, Minneapolis; March 14, 2017, BMJ
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Analgésicos
Interacciones y efectos secundarios de los medicamentos
Problemas del sueño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada