jueves, 16 de noviembre de 2017

Manejo del insomnio | Effective Health Care Program

Manejo del insomnio | Effective Health Care Program

AHRQ—Agency for Healthcare Research and Quality: Advancing Excellence in Health Care

Spanish translations of research summaries for consumers:

Ácidos grasos omega-3 y la enfermedad cardiovascular | Effective Health Care Program

Ácidos grasos omega-3 y la enfermedad cardiovascular | Effective Health Care Program

AHRQ—Agency for Healthcare Research and Quality: Advancing Excellence in Health Care

Spanish translations of research summaries for consumers:

Tratamiento y prevención de infecciones por C. difficile | Effective Health Care Program

Tratamiento y prevención de infecciones por C. difficile | Effective Health Care Program

AHRQ News Now

New Research and Evidence From AHRQ

c Diff



Spanish translations of research summaries for consumers:

El 45 por ciento de los pacientes con espondiloartritis axial presentaría riesgo de mala salud mental - DiarioMedico.com

El 45 por ciento de los pacientes con espondiloartritis axial presentaría riesgo de mala salud mental - DiarioMedico.com



DÍA MUNDIAL DE LAS ENFERMEDADES NEUROMUSCULARES

Genética y herencia, causantes de gran parte de las enfermedades neuromusculares

Visibilizar las necesidades de los pacientes con enfermedades neuromusculares es el principal propósito en el Día Mundial de la enfermedad. Esta meta cobra importancia debido a los datos que afirman que 150 de estas patologías aún carecen de tratamiento eficaz.
Europa Press   |  15/11/2017 09:45
 
 

Las enfermedades neuromusculares son mayoritariamente genéticas y hereditarias, y más del 50 por ciento aparecen en la infancia, "aunque las causas son muy diferentes, e incluso en muchas de ellas aún no se conoce su origen", ha señalado Gerardo Gutiérrez, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Neuromusculares de la Sociedad Española de Neurología.
La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la miastenia y las distrofias musculares son las enfermedades neuromusculares más prevalentes, pero existen otras que también se presentan con bastante frecuencia como las enfermedades miotónicas, la atrofia muscular espinal, las neuropatías sensitivo-motoras hereditarias o las miopatías mitocondriales. Las enfermedades neuromusculares son un conjunto de más de 150 patologías que aún no disponen de tratamiento efectivo, son de naturaleza progresiva y su principal característica es la pérdida de fuerza muscular.
Para concienciar y dar visibilidad a este grupo de patologías, la Federación Española de Enfermedades Neuromusculares (Federación ASEM) y sus asociaciones miembro, lanzan la campaña de concienciación ciudadana #Delamano15N, que vuelve a activarse con motivo delDía de las Enfermedades Neuromusculares, el 15 de noviembre.
En palabras de Cristina Fuster, presidenta de Federación ASEM, "el 15 de noviembre es una fecha clave para visibilizar las necesidades específicas de nuestro colectivo y concienciar a la población en general para que entre todos consigamos una sociedad más inclusiva, donde el hecho de padecer una enfermedad neuromuscular no suponga un obstáculo en el desarrollo social de la persona".

Iniciativas por el Día Mundial

La campaña promovida en redes sociales, sigue aglutinando fotografías de personas cogidas de la mano para expresar "la fuerza de la amistad y la solidaridad por encima de los prejuicios y barreras sociales". Así, quien lo desee podrá subir a las redes su fotografía "de la mano" con el hashtag o etiqueta #Delamano15N para unirla a las de pacientes, familiares, personas implicadas y personalidades como Isabel Gemio, Concha Velasco o Andrea del Río, que de forma solidaria se han ido sumando a esta iniciativa.
En el marco de la campaña, las asociaciones de pacientes organizan actividades conmemorativas para dar visibilidad a esta emblemática fecha. Así, se realizarán cadenas humanas solidarias y otros actos de sensibilización por el Día Nacional de las Enfermedades Neuromusculares en Madrid, Bilbao, Sevilla, Barcelona, Valencia, Donostia, Granada, Huelva, Vigo, A Coruña, Lugo, Pontevedra, Pamplona, Las Palmas, Tenerife y Oviedo.

Genética y herencia, causantes de gran parte de las enfermedades neuromusculares - DiarioMedico.com

Genética y herencia, causantes de gran parte de las enfermedades neuromusculares - DiarioMedico.com





DÍA MUNDIAL DE LAS ENFERMEDADES NEUROMUSCULARES

Genética y herencia, causantes de gran parte de las enfermedades neuromusculares

Visibilizar las necesidades de los pacientes con enfermedades neuromusculares es el principal propósito en el Día Mundial de la enfermedad. Esta meta cobra importancia debido a los datos que afirman que 150 de estas patologías aún carecen de tratamiento eficaz.
Europa Press   |  15/11/2017 09:45
 
 

Las enfermedades neuromusculares son mayoritariamente genéticas y hereditarias, y más del 50 por ciento aparecen en la infancia, "aunque las causas son muy diferentes, e incluso en muchas de ellas aún no se conoce su origen", ha señalado Gerardo Gutiérrez, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Neuromusculares de la Sociedad Española de Neurología.
La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la miastenia y las distrofias musculares son las enfermedades neuromusculares más prevalentes, pero existen otras que también se presentan con bastante frecuencia como las enfermedades miotónicas, la atrofia muscular espinal, las neuropatías sensitivo-motoras hereditarias o las miopatías mitocondriales. Las enfermedades neuromusculares son un conjunto de más de 150 patologías que aún no disponen de tratamiento efectivo, son de naturaleza progresiva y su principal característica es la pérdida de fuerza muscular.
Para concienciar y dar visibilidad a este grupo de patologías, la Federación Española de Enfermedades Neuromusculares (Federación ASEM) y sus asociaciones miembro, lanzan la campaña de concienciación ciudadana #Delamano15N, que vuelve a activarse con motivo delDía de las Enfermedades Neuromusculares, el 15 de noviembre.
En palabras de Cristina Fuster, presidenta de Federación ASEM, "el 15 de noviembre es una fecha clave para visibilizar las necesidades específicas de nuestro colectivo y concienciar a la población en general para que entre todos consigamos una sociedad más inclusiva, donde el hecho de padecer una enfermedad neuromuscular no suponga un obstáculo en el desarrollo social de la persona".

Iniciativas por el Día Mundial

La campaña promovida en redes sociales, sigue aglutinando fotografías de personas cogidas de la mano para expresar "la fuerza de la amistad y la solidaridad por encima de los prejuicios y barreras sociales". Así, quien lo desee podrá subir a las redes su fotografía "de la mano" con el hashtag o etiqueta #Delamano15N para unirla a las de pacientes, familiares, personas implicadas y personalidades como Isabel Gemio, Concha Velasco o Andrea del Río, que de forma solidaria se han ido sumando a esta iniciativa.
En el marco de la campaña, las asociaciones de pacientes organizan actividades conmemorativas para dar visibilidad a esta emblemática fecha. Así, se realizarán cadenas humanas solidarias y otros actos de sensibilización por el Día Nacional de las Enfermedades Neuromusculares en Madrid, Bilbao, Sevilla, Barcelona, Valencia, Donostia, Granada, Huelva, Vigo, A Coruña, Lugo, Pontevedra, Pamplona, Las Palmas, Tenerife y Oviedo.

El infradiagnóstico de la EPOC es 1,27 veces más frecuente en mujeres - DiarioMedico.com

El infradiagnóstico de la EPOC es 1,27 veces más frecuente en mujeres - DiarioMedico.com





DÍA MUNDIAL

El infradiagnóstico de la EPOC es 1,27 veces más frecuente en mujeres

Redacción | dmredaccion@diariomedico.com   |  15/11/2017 00:00
 
 

Tabaco
Autor: Archivo
La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es un problema creciente en las mujeres. La tasa de infradiagnóstico en la EPOC alcanza el 73 por ciento con una distribución desigual por sexos ya que es 1,27 veces más frecuente en mujeres que en varones , por lo que es necesario impulsar estrategias divulgativas que incidan sobre la importancia de la EPOC en el sexo femenino.
También es preciso mejorar la caracterización diferencial de esta enfermedad, poniendo una especial atención en que las pacientes padecen al mismo tiempo de importantes comorbilidades como la osteoporosis, la depresión y la ansiedad, según concluye un artículo especial publicado en Archivos de Bronconeumología.
El artículo es fruto de una amplia revisión de estudios sobre las diferencias de género en EPOC. La EPOC es una enfermedad compleja, heterogénea y de gran morbimortalidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hay 328 millones de personas en el mundo con EPOC, según una de sus últimas actualizaciones sobre la carga mundial de patologías (Global Burden of Disease Study). Además, la EPOC es la tercera causa de muerte, por detrás de la cardiopatía isquémica y de la enfermedad cerebrovascular.
Según el estudio EPI-SCcan, en España la prevalencia de la EPOC es del 10,2 por ciento, pero con una importante variabilidad geográfica, así como una diferencia destacada por sexo, al cifrarla en el 15,1 por ciento en varones y el 5,7 por ciento en mujeres, de la población de entre 40 y 80 años.

Factores de riesgo

La EPOC se caracteriza por una limitación crónica, progresiva y poco reversible al flujo aéreoasociado de manera mayoritaria a la exposición al humo de tabaco y, en menor proporción, a tóxicos inhalados laborales, ambientales o a aquellos productos derivados de la combustión de la biomasa, según el estudio.
El tabaquismo es el principal factor de riesgo de la EPOC y los estudios revisados al respecto coinciden en que el hábito tabáquico tiene un mayor impacto sobre el deterioro de la función pulmonar en mujeres . "Esta mayor susceptibilidad al tabaco en mujeres se debería a factores anatómicos distintos, ya que estas tienen vías aéreas de menor tamaño, así como genéticos y hormonales, y podría manifestarse de forma precoz en la infancia, puesto que las niñas experimentan un mayor deterioro de la función pulmonar que los niños, cuando están expuestos al humo del tabaco o a la contaminación del medioambiente", ha explicado Tamara Alonso, neumóloga del Hospital Universitario de La Princesa-Instituto de Investigación Sanitaria La Princesa, de Madrid, miembro de SEPAR y primera firmante del artículo.
Otro factor etiológico de importancia creciente y que afecta principalmente a las mujeres de áreas rurales y de países en vías de desarrollo es la exposición al humo por la combustión de biomasa al cocinar en ambientes poco ventilados, donde se van acumulando partículas materiales procedentes de esa combustión en el aire ambiente, por encima de los niveles recomendados.

Más disnea en mujeres

La EPOC se caracteriza por síntomas como la disnea, la tos y la expectoración, entre otros. Según los estudios revisados, las mujeres refieren un mayor grado de disnea que los hombres, pero menos tos y expectoración. Las sibilancias también son más frecuentes, probablemente porque padecen una mayor afectación de la vía aérea y mayor hiperreactividad bronquial, precisan los autores del trabajo. No obstante, ambos sexos con EPOC tienen una menor capacidad de ejercicio físico que las personas sanas. Esta capacidad de ejercicio es un factor predictor de mortalidad en pacientes con EPOC y es más determinante en el caso de los varones.
"Las mujeres con EPOC, en comparación con los varones, tienen una mayor afectación de la calidad de vida relacionada con la salud y comienzan a experimentar síntomas a una edad más precoz y con un grado de obstrucción al flujo aéreo menor", ha sintetizado Alonso. Además, la existencia de una alteración del estado nutricional es más frecuente en las mujeres. "Por eso, recomendamos la valoración completa y sistemática del estado nutricional en mujeres por su potencial como predictor pronóstico".
Las mujeres con EPOC presentan un mayor número de agudizaciones respecto a los varones afectados, pero las tasas de hospitalización por esta causa es similar entre ambos sexos, mientras que las de rehospitalización y la supervivencia es mejor en el caso de las mujeres.
En cuanto a las comorbilidades, las enfermedades cardiovasculares son menos frecuentes entre las mujeres con EPOC: tienen una menor prevalencia de cardiopatía isquémica, pero una mayor prevalencia de insuficiencia cardiaca, al igual que de otras dolencias como la osteoporosis, la diabetes, ansiedad y depresión. "Los estudios revisados nos indican que las mujeres sufren niveles muy superiores de ansiedad y depresión, incluso cuando la afectación de la EPOC es moderada, en cuanto a obstrucción del flujo aéreo y de síntomas respiratorios. La presencia de ansiedad y depresión en estas mujeres con EPOC se ha asociado a un mayor riesgo de agudizaciones, estancias hospitalarias más largas, persistencia del hábito tabáquico, menor actividad física, mayor mortalidad y, posiblemente, una menor adherencia al tratamiento".

GesEPOC, de 2017, mantiene también los 4 fenotipos clínicos que le han hecho singular y que permiten establecer subgrupos de pacientes. ¿Los recuerdas?

Tratamientos

El abandono del hábito tabáquico es la principal medida terapéutica que se debe tomar para frenar el avance de la enfermedad. Algunos estudios han demostrado que las mujeres tienden a dejar de fumar con menos frecuencia y que su tasa de éxito en la deshabituación tabáquica a largo plazo es inferior a la de los hombres. No obstante, el estudio Lung Health Study ha demostrado que aquellas que dejan de fumar de forma definitiva consiguen mejoría de la función pulmonar (FEV1) 2,5 veces mayor que la que logran los varones.
Los fármacos empleados para la deshabituación tabáquica, tales como bupropión o vareniclina, parecen igual de eficaces en ambos sexos, mientras que la terapia sustitutiva con nicotina parece más eficaz en varones.
La base del tratamiento farmacológico de la EPOC son los broncodilatadores de larga duración administrados con dispositivos de inhalación. Las mujeres, en comparación con los hombres, realizaban peor la técnica inhalatoria (clave para que el tratamiento sea eficaz) y presentaban fallos en cada uno de los pasos que debían realizar. "Hemos visto que una correcta educación sobre la utilización de los dispositivos es imprescindible para optimizar el tratamiento", ha dicho Tamara Alonso, neumóloga del Hospital Universitario de La Princesa-Instituto de Investigación Sanitaria La Princesa.
Las mujeres obtienen un beneficio muy superior a los hombres en las primeras semanas de los tratamientos de rehabilitación respiratoria que se aplican en EPOC, de distinta duración (8 semanas o 20 sesiones), con una frecuencia de 2 a 5 sesiones por semana. Sin embargo, a largo plazo este beneficio tiende a igualarse al que logran los hombres y, en conjunto, estos programas ofrecen resultados similares en ambos sexos.
En el caso de otros tratamientos como la oxigenoterapia crónica domiciliaria o distintos tipos de tratamientos quirúrgicos (como la reducción del volumen pulmonar o el tratamiento endoscópico), los estudios ofrecen resultados discrepantes o son insuficientes, por lo que se requiere la realización de nuevos estudios para determinar cuál es la respuesta de las pacientes a estos tratamientos, a fin de ofrecerles la opción terapéutica óptima.




La cirugía de parálisis facial se orienta a técnicas combinadas - DiarioMedico.com

La cirugía de parálisis facial se orienta a técnicas combinadas - DiarioMedico.com



CONGRESO DE SEORL-CCC

La cirugía de parálisis facial se orienta a técnicas combinadas

En el abordaje quirúrgico de la parálisis facial son las técnicas las que deben adaptarse a cada paciente y no este al cirujano. Por eso, los especialistas implicados en estos tratamientos insisten en la importancia de las unidades específicas.
Sonia Moreno   |  13/11/2017 00:00
 
 

1 de 3
Flecha Ver Siguiente
Unidad de Parálisis Facial del Hospital Universitario La Paz
Arriba, el equipo de la Unidad de Parálisis Facial del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, en su reunión mensual. (DM)
  • Unidad de Parálisis Facial del Hospital Universitario La Paz
  • Parálisis facial
  • Anastomosis en parálisis facial
Así lo ha recordado el cirujano Luis Lassaletta, que ha impartido una conferencia en el 68 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC), celebrado este fin de semana en Madrid. Lassaletta es el presidente de la comisión de Otoneurología de la Seorl-CCC y coordina la Unidad de Parálisis Facial del Hospital Universitario La Paz, en Madrid. Este equipo, junto con la pionera unidad del Hospital Universitario de Bellvitge, en Barcelona, se encuentra entre los pocos centros en España que acumulan larga experiencia en esta afección.
La parálisis facial se manifiesta por la incapacidad para cerrar el ojo, levantar la ceja o sonreír con normalidad; además, pueden presentarse alteraciones en la deglución y en el habla, dolores de oído y de cabeza, babeo, sequedad de boca, sensibilidad al sonido y dificultad en el parpadeo con la consecuente disminución de lágrima, lo que puede generar problemas corneales. La parálisis de Bell, de causa inespecífica, es la más frecuente. Lo habitual es que se resuelva de forma espontánea, sin recurrir a la cirugía. En cambio, las indicaciones quirúrgicas pueden ser necesarias para las lesiones del nervio facial de origen tumoral, traumático, iatrogénico y cerebrovascular, entre otros; también para las tipo congénito, como ocurre en el síndrome de Moebius.
El abordaje viene determinado en cada caso por la localización de la lesión y el momento en que ha ocurrido. "La situación ideal es tratar lo antes posible, en los primeros meses. De esta forma, se puede reparar el nervio, bien suturándolo o interponiendo un injerto, o si no es posible, utilizando un nervio donante, generalmente el hipogloso, el maseterino o el nervio facial contralateral", recuerda Lassaletta.
Y aquí es donde entran en juego las unidades multidisciplinares. Son equipos que integran especialistas en Otorrinolaringología (ORL), Cirugía Maxilofacial y Rehabilitación, fundamentalmente, y cuentan con la colaboración de médicos de Oftalmología, Neurofisiología, Neurología, Neurocirugía y Neurorradiología. Todos ellos están bajo la coordinación del otorrinolaringólogo, que aporta el conocimiento del nervio facial en toda su trayectoria, desde el tronco del encéfalo hasta la glándula parótida.
"Ni siquiera un otorrrino con gran experiencia puede dominar todas las técnicas quirúrgicas para todo el recorrido del nervio facial, con las variables que implica. De hecho, como puso nuestra unidad de relieve en el último congreso internacional monográfico sobre parálisis facial, en Los Ángeles, lo óptimo en ciertos pacientes es combinar diferentes técnicas de reinervación", apunta el cirujano.
Así, la anastomosis hipogloso-facial es una de las intervenciones que proporciona mejor tono facial, mientras que la anastomosis con el nervio maseterino recupera una sonrisa más natural. "Ahora, la tendencia quirúrgica intenta combinar las dos técnicas, especialmente en pacientes jóvenes donde las expectativas del resultado son altas. Esto solo se puede plantear en unidades".

Margen de actuación

El límite para efectuar la reinervación se establece en torno a dos años; a partir de ese momento la atrofia muscular hace inviable esta opción. En tal caso, se puede recurrir a la transposición del músculo temporal mínimamente invasiva, "un procedimiento más estático, pero que alcanza resultados aceptables". Otra opción, más compleja pero que puede obtener mejores resultados, consiste en implantar injertos microvascularizados, obtenidos principalmente del músculo gracillis.
El cirujano reconoce que si la lesión es grave resulta casi imposible recuperar la función facial al cien por cien. "Lo que pretendemos es lograr una simetría en reposo, una sonrisa social aceptable y un cierre palpebral funcional para evitar eventuales problemas en la córnea. Lo más difícil de conseguir es la sonrisa espontánea".
Todas estas técnicas hay que complementarlas con la rehabilitación. El paciente ha de reaprender a mover la cara. "Paradójicamente, la reeducación no busca intensificar el movimiento, sino controlarlo de forma que resulte simétrico con el lado no afectado". De hecho, con la rehabilitación se afinan posibles casos de reinervación aberrante, por la que la intensidad en el lado tratado supera a la del no afecto.
Otro aspecto mejorable en este procedimento se encuentra en las escalas de diagnóstico. Es difícil establecer el grado de afección: el mismo tipo de lesión puede provocar secuelas diferentes según la edad del paciente; y el cierre del ojo no depende solo de músculos inervados por el nervio facial, lo que puede confundir a un explorador poco avezado que se encuentre ante una parálisis facial completa. Son dos detalles que indican la complejidad del diagnóstico. Para Lassaletta, la escala habitual, de House-Brackmann, con seis grados, resulta insuficiente: "Un paciente que mejora en la rehabilitación se queda en el mismo grado". De ahí que considere que la más reciente escala eFACE -diseñada hace unos dos años en la Universidad de Harvard, que incluye 15 ítems y es de tipo analógico-visual- se acabará imponiendo entre los especialistas.